sábado, 28 de diciembre de 2013

¿Educación crítica?


Hola a todos/as,

Esta mañana a través de @guarii , un amigo de toda la vida de Tenerife, me llegó esta canción de un grupo de música. En ella, a través de sus letras denuncian como nos han cortado alas, incluso soñar...haciendo referencia a como las escuelas se han convertido en barracones o como faltan profesores. Pero también se meten con el discurso oficial de aquellos medios de comunicación considerados " progresistas" o que muestran la realidad del mundo tal como es.

Y es cuando termino de escuchar la canción, cuando me acuerdo de aquella dimensión crítica de la que absolutamente hablamos todos y todas. ¿ Es posible potenciar una dimensión crítica con solamente aquellos materiales didácticos "oficiales" ? La respuesta es clara: no. 

Esto me ha hecho reflexionar durante unos minutos y me ha hecho escribir esta entrada. Me imagino a determinadas posiciones advirtiendo del componente ideológico de esta canción: " dicho material tiene posición ideológica marxista" o "hay que dejar que el pensamiento del niño/joven/adulto esté fuera de esos mensajes". La escuela, desde mi punto de vista tiene que ser un lugar de enfrentamiento, de democracia real. 

Giroux, uno de mis referentes en la Pedagogía Crítica comentaba que:

“una ciudadanía activa no reduciría los derechos democráticos a la mera participación en el proceso de la votación electoral, sino que extendería la noción de los derechos de la participación en la economía, el estado y otras esferas públicas

“la noción de lo político no se reduce al acento que ponen los liberales en cuanto a seguir las reglas de la legalidad y de los procedimientos administrativos

Y por supuesto aquella que considero de vital importancia:

"....que los educadores definan las escuelas como esferas públicas en las que la dinámica del enfrentamiento popular y de la política democrática se pueda cultivar como parte de la pugna en pos de una sociedad democrática radical"

Termina el año y parece que todo sigue igual o peor. Sin embargo, en el ámbito educativo, nos seguimos centrando más en las " nuevas metodologías" o " herramientas" que salen al mercado que en centrar el debate en lo verdaderamente importante: una democracia real en la que todo aquel que desee aprender tenga la oportunidad de hacerlo.

Pasión, eso es lo que necesitamos. Y para ello me apoyo en un cantante de un grupo de un rap de Tenerife:

 

Un abrazo

9 comentarios:

Shirley Siri dijo...

Comparto tus aportes,comparto la ideología de Giroux, comparto la ideade uqe nos preocupamos más por la modernización técnica de las escuelas que por la modernización administrativa y la modernización metodológica. Necesitamos modernización administrativa para optimizar los tiempos y dedicarnos más a escuchar y observar a nuestros alumnos que a llenar papeles. Y necesitamos odernización metodológica que implica enseñar a partir de la discusión de la realidad en la que vivimos, formas de suérar las dificultades, cómo reslver los conflictos, con uno mismo, con el otro y con el medios, y si bien comparto, apoyo y defiendo el uso de tecnologías en la enseanza, no nos olvidemos que las tecnologías son sumativas no sustitutivas y es necesario saber analixar qué tecnología para qué contenido y con qué objetivo, el lápiz y la tiza siguen siendo una muy buena tecnología.

Carlos González Ruiz dijo...

Muchas gracias por compartir tantas cosas Shirley ;). Y gracias también por el comentario ya que la interacción es lo que nos hace más grandes a todos/as.

Comparto también tus reflexiones y debemos buscar ese equilibrio básico entre el uso de las TIC y una metodología que sea coherente a los tiempos de hoy.

Un abrazo

Iñaki Murua dijo...

Quizás también dependa del uso, crítico o acrítico, que se haga de los materiales...

Recuerdo un artículo de Daniel Cassany en el que, analizando los libros de texto, ponía de manifiesto el uso, nada objetivo, del lenguaje en los mismos.

Carlos González Ruiz dijo...

Gracias por comentar Iñaki.

Exacto, ahí es donde creo que deberíamos actuar. No se está posicionando uno con el uso crítico o acrítico que hace de los materiales. Pero creo que para entender eso nos falta mucho.

Un abrazo

Daniel Rodrigo dijo...

La radicalidad democrática defendida por Giroux está alejada de una sociedad actual más preocupada por una cultura de poco esfuerzo y beneficios a corto plazo. Aún así, el docente debe ir más allá y transformar no sólo las aulas, su barrio, su ciudad ¿cuántos docentes se implican en procesos de cambio?

Josefa Campoy dijo...

Hola Carlos, estoy de acuerdo con la idea de que la burocracia en la enseñanza conlleva, en la mayoría de las ocasiones, a perder tiempo en lo que de verdad es la labor de los profesores: enseñar. Es éste, por tanto, el eje de esta cuestión: la enseñanza tiene sentido en el momento en que un profesor trasmite conocimientos a un alumno. Sólo desde el conocimiento se puede desarrollar el pensamiento y, en consecuencia, se puede ser crítico. Enlazo aquí un análisis que va en esta línea: http://maitedarceles.blogspot.com.es/2013/03/pensamiento-critico-conocimiento-y.html

Un saludo

Carlos González Ruiz dijo...

Muchas gracias por comentar Josefa. He leído el artículo, muy interesante, te sigo por el blog;), saludos

Ramón Paraíso dijo...

Fantástica reflexión Carlos! A menudo nos centramos en las competencias "para el trabajo" y pasamos de la albatetización crítica y de las competencias "para la vida". Perseveremos... Un placer leerte! Te sigo desde ya! :P

Carlos González Ruiz dijo...

Muchas gracias por Ramón por pasarte por el blog y encima comentar!!

Pues sí, tienes razón, lo que ahora llamamos " competencias", quizás afecte, olvida la dimensión crítica tan importante para el desarrollo de un ciudadano que quiera vivir participando en democracia. Quizás no les interese y es por ahí por donde van los tiros.

Como bien comentas, a perseverar ;-) Nos seguimos, un abrazo