martes, 18 de septiembre de 2012

Vivo en un país surrealista pero tengo pasión

Hace tiempo que no escribía en el blog debido a que otras " actividades académicas" me lo impiden. Sin embargo, aunque sean unos simples párrafos llevo tiempo pensando en desahogarme a través del blog, ante una situación que considero surrealista, digan lo que me digan. Reconocer también que un tweet lanzado por @eraser sobre el mismo tema hizo que me decidiera a escribir algo.






Sé que hay otros problemas más importantes con respecto a la educación pública y quizás este no sea de los más importantes o sí. Es un tanto gracioso el tema. Yo me encontraba en Tenerife cuando leí la noticia en los medios tradicionales y se lo comenté a mi familia. Y decía gracioso porque no lo entendían lógicamente. Vamos a ver, no puedo acceder a la comida de la escuela porque me resulta muy caro. Sin embargo, yo le preparó la comida para llevarla en el " tupper" y cobran por el espacio donde como el niño o la niña. Por favor, me quiero reír. De acuerdo que las escuelas, como dicen muchos sociólogos, pedagogos, etc, se han convertido en supermercados y las familias, entre ellas el alumnado en sus clientes. De acuerdo. Sin embargo, todo esto me sigue pareciendo surrealista. Vivo en un país surrealista.

Pero no quiero ser pesimista, al contrario. Las cosas surrealistas hacen que uno se plantee cosas, que reflexione sobre ello, que lo denuncie, que se indigne, que crea que no es justo, que le parezca un abuso, que están comiendo los niños y niñas... y para reinvidicar el optimismo les dejo con una canción de rap cantada por Ferni, miembro del grupo de rap de Tenerife, El Veneno Crew.

 

De luchar, de despertar, del mundo cambiar. Para ellos es rapear.
Para mí es la educación
Una pasión que intentaremos llegué a todo el mundo.